Noticias

PRGF en lesiones nerviosas periféricas crónicas. A propósito de un caso.

Las lesiones de los nervios periféricos son frecuentes en nuestro medio, ya sea por compresión o por lesión directa o indirecta tras un traumatismo. El tiempo de reparación y regeneración nerviosa es lento y no siempre es completa. En muchos casos persisten síntomas como hipoestesia (disminución de la sensibilidad), parestesias (alteración de la sensibilidad), pérdida de fuerza y dolor crónico asociados a las lesiones nerviosas.

La aplicación del PRGF (plasma rico en factores de crecimiento) se ha convertido en los últimos años en un tipo de terapia cada vez más utilizada, ya que se ha reconocido sus beneficios tanto en lesiones agudas como crónicas, no solo en el campo de las lesiones musculo esqueléticas, sino también en otras especialidades.

Ya son muchos los estudios que demuestran que el PRFG tiene un efecto potencial de reparación de estructuras anatómicas porque son capaces de modificar las respuestas biológicas celulares, ya que regulan la migración, proliferación, diferenciación y metabolismo celular.  Estructuralmente son péptidos, que se encuentran en el plasma y sobretodo en el interior de los gránulos alfa de las plaquetas.

El PRFG se define como una fracción del plasma, obtenido de la sangre del paciente, que tiene una concentración de plaquetas superior a la del plasma en condiciones basales. Se aplican en la mayoría de los casos a través de una infiltración. No requieren ingreso hospitalario, ni anestesia, y los efectos secundarios se limitan a los locales en el sitio de la inyección.

La Dra. Neus Denia Alarcón del equipo de CO+T Remei nos presenta un caso, en el que gracias a la terapia con PRFG consiguió recuperar por completo un nervio lesionado tras un grave traumatismo de codo.

Se trata de un paciente de 61 años de edad que sufrió una luxación de codo izquierdo, tras caída desde una altura, en marzo del 2018. Luego de la reducción de la luxación, se constató un codo inestable por arrancamiento del Ligamento Colateral Medial y del tendón conjunto de la musculatura flexora-pronadora.

El paciente fue intervenido a la semana del accidente, procediendo a la reinserción y reparación del complejo ligamentoso y tendinoso mediante anclajes óseos.

Debido a la lesión y a su posterior inmovilización, inevitable para la cicatrización de las partes blandas, el codo evolucionó a una rigidez articular importante. Tras cuatro meses de rehabilitación, el rango de movilidad obtenido fue pobre, por lo que ingresó de nuevo para Artrolisis artroscópica y colocación de un catéter axilar para rehabilitación en planta, consiguiendo tras el ingreso, una movilidad aceptable, que fue incrementando en los meses sucesivos hasta llegar a ser prácticamente completa.

Desde el traumatismo, el paciente refería una zona de hipoestesia en la cara medial del antebrazo y parestesias en territorio del nervio cubital, moderadas al inicio, que fueron empeorando a media que la fibrosis se hacía más patente, y que llegaron a ser importantes y limitantes a medida que iba ganando rango de movilidad (empeoraban con la flexión del codo).

Tras 2 meses de la artrolisis, y 6 meses desde el accidente, el paciente tuvo que pasar de nuevo por quirófano, y procedimos a la liberación del nervio cubital en el canal epitrócleo-olecraneano, con disminución posterior de la clínica, pero sin resolución completa.

En los electromiogramas (EMG) sucesivos, se objetivó mejoría del componente axonal motor, que llegó a normalizarse, pero no se evidenciaba mejoría en el componente sensitivo.   El paciente pudo reincorporarse a su actividad laboral, puesto que el dolor y las parestesias no dificultaban su trabajo, pero mantuvimos los controles ambulatorios, con EMG sucesivos, en los que se seguía mostrando un componente motor normal y un componente sensitivo disminuido.

Luego de 18 meses de evolución, se le propuso terapia con infiltraciones de Plasma rico en factores de crecimiento (PRGF), terapia no invasiva, fácil de realizar a nivel ambulatorio y sin efectos secundarios.

En este caso concreto, se realizaron 3 infiltraciones perineurales, ecoguiadas, del nervio cubital en codo izquierdo, con un mes de intervalo. El tratamiento ha sido exitoso al constatar que clínicamente el dolor ha desaparecido y el área de hipostesia y disestesias también han disminuido. En el EMG de diciembre del 2020, se evidencia una clara mejoría respecto a los estudios previos, siendo el estudio normal para el nervio cubital.

Por tanto, podemos afirmar que la terapia con PRGF es una terapia a tener en cuenta en las lesiones nerviosas crónicas, de fácil aplicación, sin riesgo alguno para el paciente, más que las molestias locales de la infiltración, y que se ha mostrado efectivo a nivel clínico, constatando en este caso por medio de los EMG seriados.

Abordaje capsular anterior

Cirugía de cadera con Abordaje Anterior Capsular, en pos de la rápida recuperación de los pacientes y la reducción de costos hospitalarios: otra vez en nuestros predios

Nuevamente en CO+T Remei seremos noticia en el mes de marzo, el Dr. Felipe Delgado, pionero y experto con más de 10 años en la Cirugía de cadera mediante Abordaje Anterior Capsular-MAASH (Técnica Mash) estará junto a nosotros y ejecutará el procedimiento a tres pacientes.

Para emplazarnos más en el tema, recordaremos un poco de en qué consiste la técnica y sus ventajas. El reemplazo protésico de la cadera es uno de los procedimientos más habituales en los quirófanos de ortopedia de todo el mundo. El uso de esta técnica alternativa para el abordaje e implantación de los sistemas protésicos de cadera con respeto a las estructuras capsulares, el ACA (Abordaje Capsular Anterior) permite mejorar los resultados clínicos de la artroplastia de cadera y reducir los costes hospitalarios asociados a las mismas. El ACA preserva los estabilizadores posteriores de la cadera (cápsula posterior y ligamento isquiofemoral) y las estructuras anteriores fundamentales (ligamento iliofemoral lateral y ligamento pubofemoral); se realiza una única escisión que se practica es la del tercio capsular central anterior.

Con esta técnica se reduce el riesgo de infección, se logra una buena estabilidad del implante (evitando así las luxaciones) y consigue reproducir la longitud del miembro, minimizando las disimetrías. Otra de las ventajas de cara al paciente, y la inserción del paciente operado, es lograr la reincorporación a las actividades cotidianas es más rápida y la duración media de la estancia hospitalaria se acorta, dos o tres días, con una reducción de los costos hospitalarios y llegando a caminar con total normalidad en un tiempo precoz de siete a nueve días, además de una disminución de las ayudas domiciliarias requeridas durante el período de convalecencia.

¿Qué pacientes pueden beneficiarse de la técnica MAASH?

Todas aquellas personas que no presenten contraindicaciones para un reemplazo de la cadera por prótesis pueden beneficiarse de la técnica MAASH.

Está indicada para personas que no hayan sido intervenidas de cirugía de prótesis de cadera previamente. Es decir, requiere que la cápsula de la cadera esté íntegra. Por otro lado, es ideal para personas con artrosis de cadera que deseen continuar practicando deporte.

Al no depender del balance muscular sino del capsular, permite que sea utilizada en los casos de alto riesgo de luxación como por ejemplo las personas con enfermedades neuromusculares, demencia, fracturas intracapsulares de la cadera entre otras.

En el mes de febrero del pasado año el Dr. Felipe Delgado, especialista en Traumatología, experto en cirugía artroscópica y protésica de la extremidad inferior, y la Unidad de Cadera de CO+T Remei, realizaron este procedimiento, el cuál fue grabado en vivo además de acompañarlo de una sesión formativa posterior el sábado 22 de febrero.

Momento de la exposición de la cirugía de cadera por el Dr. Felipe Delgado López, traumatólogo y especialista en la Técnica MAASH

Una muestra del trabajo del Dr. Felipe Delgado y su amplia experiencia en la realización de este procedimiento, esta disponible en una serie de videos de nuestra galería Youtube:https://www.youtube.com/view_all_playlists?nv=1

Si eres paciente tributario de la técnica y quisieras aprovechar esta única oportunidad, búscanos, llámanos, contáctanos estamos en Carrer L´Escorial 148, 08024 Barcelona, teléfono 93 285 47 10.

Fractura femur y clavicula

Uso del plasma enriquecido con factores de crecimiento Endoret®: una solución a la pseudoatrosis en fractura subcapital de fémur y de clavícula.

Al producirse una fractura, la reparación ósea puede seguir un proceso reparativo exitoso o  que se retarde el proceso o no lograr realizarlo en ningún momento.

El proceso de consolidación no es único y varía según el tipo de tratamiento; pudiendo ser: ortopédico (no quirúrgico) o quirúrgico. El proceso de consolidación sigue su historia natural durante el tratamiento ortopédico, produciéndose un callo perióstico y otro endóstico. En cambio, con el tratamiento quirúrgico el proceso se puede alterar ya que podemos realizar estabilización relativa o absoluta.

 En el caso de la estabilización relativa (enclavado endomedular, fijador externo) el movimiento de los fragmentos incrementa la exudación de sustancias que en conjunto con las células y la neoformación de vasos llevan a la formación de un callo exuberante (callo perióstico), inhibiéndose la formación del callo endóstico. En la estabilización absoluta (placas y tornillos), la formación del callo perióstico se inhibe y se promueve la formación del callo endóstico, observándose una consolidación más lenta.

Entre las complicaciones locales de las fracturas se encuentran las alteraciones de la consolidación, estas tienen como  causas principales el exceso de movimiento en el lugar de la fractura (mala estabilización) y la insuficiente vascularización de los fragmentos. El retardo de la consolidación y la pseudoartrosis, siendo la primera  un retraso en la velocidad media esperada para la consolidación de acuerdo a localización y tipo de fractura (3-6 meses) pero que puede llegar a producirse de forma definitiva y normal; la pesudoartrosis es  la incapacidad completa de la consolidación por fracaso definitivo de la osteogénesis con la formación de una cicatriz fibrosa definitiva e irreversible.

Los tipos de pseudoartrosis están determinados por la viabilidad de los extremos de los fragmentos óseos y  la calidad del aporte sanguíneo.

Se presentan en un 5%-10% de las fracturas, más frecuentemente en tibia, en segundo lugar en fémur  (53 % en miembros inferiores) y con menos frecuencia en clavícula.

El avance de la medicina regenerativa aporta nuevas opciones en casos de retrasos de consolidación o pseudoartrosis. La utilización de plasma rico en plaquetas (factores de crecimiento), junto con la utilización de células madre ofrecen alternativas de tratamiento eficaces y mucho menos agresivos que las alternativas quirúrgicas tradicionales.

El retraso de consolidación de una fractura es definido, como aquella situación en la que superados los 3 meses desde la fractura, el proceso de reparación y la aparición de puentes óseos es menor al habitual.

La combinación de una excelente técnica quirúrgica y el uso del plasma enriquecido con plaquetas en el foco de la fractura es una excelente opción. El plasma enriquecido con factores de crecimiento (PRFG) actúa en la fractura como un aporte de estímulos biológicos y una llamada de células presentes en la zona para estimular la regeneración ósea de la fractura; estimula los leucocitos polimorfonucleares, los linfocitos, los monocitos y los macrófagos. Además riene capacidad osteoinductora y mejora la angiogénesis.

Compartimos dos experiencias del COT+ Remei, en la estimulación de la consolidación de una fractura por medio del uso de factores.

El primer caso paciente femenina de 61 años de edad que sufre caída de sus pies y presenta una fractura subcapital de fémur, Garden tipo I. Se ha realizado una osteosíntesis de la fractura con tornillos canulados. Se utiliza la infiltración PRFG periarticulares  para lograr una buena consolidación y cicatrización. El procedimiento fue realizado por el Dr. Alfredo Oliver  Martin, asistido por  el Dr. Francisco  Borrás de los Ríos.

En el segundo caso presentamos imágenes de una paciente con fractura de clavícula y que presenta una pseudoartrosis como resultado de la evolución del proceso de consolidación. En este caso la curación del hueso por medio del uso de esta técnica, la ha efectuado el Dr. Miguel Velasco parte del equipo de CO+T Remei. Se observa la consolidación estimulada por el uso del plasma enriquecido por factores de crecimiento.

Fig.3 Imagenes de TAC paciente con fractura de clávicula con procedimiento de infiltración de factores PRFG.

En el quehacer diario de CO+T Remei, se incorporan este tipo de procedimientos para una obtención de procesos exitosos de reparación ósea.